CULTURAS INDÍGENAS DE BOLIVIA

En esta cuarta y esta quinta evaluación con los 6°de primaria se trabaja las culturas indígenas de Bolivia, tanto de tierras bajas como de tierras altas, sumando un total de 35 “pueblos indígenas”.

En el entendido que somos una sociedad multiétnica y pluricultural, estas unidades son desarrolladas para que los estudiantes comprendan el origen de toda su “base” o cimiento cultural, que si hablamos con ciertos términos, qué si se come ciertos alimentos, qué si se baila ciertos ritmos y un largo etc. que explica el quiénes somos. Los temas son trabajados desde la parte histórica (antigüedad del grupo cultural, orígenes) hasta una parte antropológica (idioma, costumbres, creencias, tecnología, etc.) para que ellos comprendan a estos pueblos que conforman la identidad del ser boliviano.

Como parte del proyecto de aula, a realizarse durante el mes de septiembre, los estudiantes están re-descubriendo la riqueza cultural, tecnológica, médica, etc. que tuvieron las culturas originarias de América, las cuales no tienen nada que envidiar de las que se desarrollaron en Asia o Europa.

Por ahora estamos viendo las culturas andinas, no sólo de Bolivia, sino de toda Sudamérica: Tiwanaku, Urus, Aymaras, Quechuas, Nazca, Chinchorro, etc. con toda la maravilla que tuvo cada una, sus avances tecnológicos en construcción, técnicas innovadoras para sembrar y dar de comer a más de 100.000 personas, o las momias de los Chinchorros, que están en el desierto de Atacama, las 200 variedades de papas de los Aymaras, o tal vez las enigmáticas líneas de Nazca, que aún no han podido ser explicadas. Datos fascinantes que llaman la atención de los estudiantes. Pero también datos más subjetivos como explicarles el por qué de muchas conductas andinas actuales, que están basadas en su cultura antigua, la concepción del tiempo, el espacio, las relaciones sociales, etc.

Luego llegaremos a las culturas de tierras bajas de Pando, Beni, Santa Cruz y Tarija, para centrarnos especialmente en los 10 pueblos indígenas del departamento de Santa Cruz. Para ellos el tema fue una sorpresa conocer tantos detalles, quedar con tantas intrigas sin responder y con más preguntas que respuestas.
A los estudiantes hay que motivarlos, cuestionarlos, desafiarlos a saber más, a interesarse por buscar respuestas, a sorprenderse a sentir que aún hay mucho por descubrir, que no todo está resuelto.

Con el proyecto de aula se busca la valoración de las culturas originarias, poder palpar esas cositas del día a día, comidas, utensilios, hamacas, bolsas, etc. cosas que se usaban y aún se usan, que sepan sus nombre, el uso que se les daba, etc. Para lograr esto en las clases se utiliza toda clase de apoyo audio-visual, presentaciones en Power Point elaborada por la docente, CD interactivos elaborados por organizaciones que trabajan con pueblos indígenas, con profesionales antropólogos que han reunido datos como grabaciones en video, sus idiomas, relatos mitológicos, etc. sobre culturas del oriente boliviano.

Los estudiantes participan durante todo el proceso, todo lo que permita para comprender y apreciar el mundo que le rodea, no sólo tediosas clases donde el docente lleva adelante un aburrido monólogo. De esta manera se logra que los estudiantes asimilen y apliquen lo conocido y estos les pueda servir para ser críticos, reflexivos y propositivos, logrando un aprendizaje significativo y que este sea la base de nuevos conocimientos.

Lic. Gabriela Suárez Urenda
Prof. Ciencias Sociales

Esta entrada fue publicada en Nivel Primaria, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario